Psicoterapia adultos

chica-chico-interiorSin querer abarcar todos los motivos de consulta posibles, pues son tantos como pacientes, a continuación enumeramos los tratamientos más comunes:

Alteraciones del estado de ánimo

Distimia (bajo estado de ánimo cronificado). Depresión mayor. Baja autoestima. Desmotivación. Manía-depresión. Trastorno bipolar* Estas afectaciones pueden ser muy limitantes. Muchos casos pasan desapercibidos porque sus síntomas se confunden con el carácter y no suponen una baja en el trabajo o una dependencia grave, pero en todos los casos están incidiendo sobre la vida laboral, social e íntima de la persona. La intervención de un profesional ayudará al paciente a encontrar las causas, reactivar sus motivaciones y superar sus bloqueos. Reaprender a disfrutar.

* Trastorno bipolar
El trastorno bipolar es un trastorno del estado de ánimo donde concurren episodios de ánimo exagerado con otros episodios de ánimo depresivo. Suele verse afectada la vida personal y laboral del individuo, lo cual genera en él sensaciones de impotencia, inestabilidad y frustración que inciden directamente sobre su autoestima. El tratamiento psicológico pretende una estabilidad anímica que pueda mantenerse en el tiempo. En la mayoría de las ocasiones el tratamiento más efectivo combina técnicas farmacológicas con psicoterapia.

Ansiedad y estrés

Fobias. Estrés. Trastorno de ansiedad generalizada. Fobia social. Agorafobia. Crisis de ansiedad. Estrés postraumático. Pensamientos obsesivos. Comportamiento compulsivo. Trastorno del sueño. Trastorno adaptativo. Trastorno obsesivo compulsivo* Como en el caso anterior, todas estas afectaciones inciden en el día a día de la persona. Esclavizan tanto el pensamiento como el comportamiento. Algunas, como el estrés postraumático o el trastorno adaptativo, son reacciones naturales a estresantes externos, pero si se mantienen en el tiempo y se cronifican, suponen un acumulo de frustraciones y sufrimiento que merma el bienestar del paciente. La experiencia de la ansiedad hace emerger una “expectativa de tener ansiedad” en el futuro, lo cual aumenta la intensidad de la respuesta ansiosa, limitando cada vez mas la capacidad del paciente para controlar su reacción emocional. Una intervención profesional puede parar esta inercia y ayudar al sujeto a volver a ser dueño de su estado emocional, su pensamiento y su comportamiento.

*Trastorno obsesivo compulsivo
El trastorno obsesivo compulsivo es un tipo de trastorno ansioso que implica la presencia de obsesiones y compulsiones recurrentes sobre las que el paciente no percibe tener control. En ocasiones la terapia psicológica junto a una intervención farmacológica puede mejorar significativamente el trastorno. Que haya o no medicación será una decisión tomada por paciente, psiquiatra y psicólogo conjuntamente.

Separación, duelo

El duelo es una reacción humana inevitable y necesaria ante la perdida de algo amado. Puede deberse a acontecimientos de diversa gravedad, desde la perdida de un ser querido a la perdida que supone una ruptura sentimental, la perdida de un trabajo, o incluso la perdida de una expectativa, como podría ser la de tener un hijo que no llega. El duelo tiene diferentes fases. Cada una lleva su tiempo; Es el tiempo que necesitan nuestra mente y nuestro cerebro para asimilar la realidad y adaptarse al cambio. El problema surge cuando no conseguimos pasar alguna de estas fases, y nos quedamos estancados en la negación, el pánico, la nostalgia, el rencor, la rabia, etc. Aquí es donde es necesaria y útil la intervención de un terapeuta.

Realización personal

Gestión de la frustración. Sentido de la vida. Vacío. Desorientación o indecisión vital. Conflicto de valores. Soledad. Abandono. Dependencia. Asertividad. Crisis laboral. Género. Cada persona tiene una manera genuina y única de llevar su vida. Sin embargo, en ocasiones podemos sentir que hemos perdido la rienda de nuestro carruaje, que no sabemos quienes somos, o que estamos inmersos en una relación, trabajo y situación de la que no sabemos salir. En ocasiones sentimos que no sabemos cómo y cuando decir “Si” o decir “No” o que, incluso, no sabemos realmente lo que queremos. Hemos perdido nuestra capacidad de tomar decisiones. La vida nos lleva. Otras veces acabamos de tomar decisiones vitales y definitivas pero no sabemos cómo llevarlas a cabo. Tal vez porque tenemos miedo al cambio o a echar raíces. Tal vez tenemos claro lo que queremos, pero no cómo conseguirlo. Muchas otras ocasiones llegamos a un punto donde miramos atrás, miramos adelante, y solo sentimos vacío. O soledad. Puede ser que necesitemos explotar nuestra creatividad o encontrar cuales son nuestros talentos. La terapia psicológica te puede dar claves para enfrentar todas estas situaciones y comprometerte con tus propios y verdaderos deseos. En definitiva, encontrarte a ti mismo.

Kafka

Escritor

“Lo importante es transformar la pasión en carácter”

 

Trastornos psicosomáticos

En ocasiones, nuestra psique se manifiesta a través del cuerpo.  Cualquier estado mental tiene un correlato físico. Nuestros ritmos circadianos (sueño, hambre, deseo, etc), nuestras hormonas, nuestro sistema inmune, influencian y están influenciados por nuestro estado mental. La piel es nuestro órgano más externo y es muy vulnerable a las afectaciones psicológicas, sobre todo a las relacionadas con los vínculos. Ciertas dermatitis, alopecias areatas, erupciones sin causa conocida, etc, están potenciadas y mantenidas por una causa psicológica. También muchos trastornos cardiovasculares, endocrinos y gastrointestinales, -úlceras, gastritis- tienen relación con factores psicológicos. Cualquier síntoma que no encuentre una causa médica justificada, puede tener su origen en la psique. Ciertos patrones de personalidad y de afrontamiento se han descubierto relacionados con la sintomatología somática, y es sobre ellos donde va a incidir la terapia psicológica.

Pareja

Comunicación en la pareja. Solución de conflictos. Celos. Límites. Separación. Hijos. Terapia de pareja o individual. Una pareja es la unión de dos personas que comparten muchas cosas pero que son inevitablemente diferentes; cada una tiene su propio código de comunicación, sus valores y deseos, sus miedos y sus necesidades. La intervención de una tercera persona, un psicoterapeuta, puede ayudarnos a generar un código comunicativo común, sobrellevar creativamente los baches de la relación y hacer de las diferencias individuales un espacio de crecimiento en lugar de una fuente de conflicto.

Sexualidad

Deseo sexual inhibido. Problemas de erección. Anorgasmia. Eyaculación precoz o retardada. Vaginismo. Roles sexuales. Existen tantas sexualidades como individuos. La sexualidad es tanto personal como compartida. La sexualidad requiere de una sana autoestima, de un conocimiento de la propia fisiología, de entender que los roles en la sexualidad no suponen lo mismo que en la vida, y de la aceptación del propio cuerpo, de los propios y genuinos deseos, y de nuestras fantasías, tanto de las que se desean realizar como las que se desean dejar para la imaginación. El objetivo de la intervención psicológica en este campo es lograr una vida sexual libremente elegida, satisfactoria y plena.

Relaciones interpersonales

Timidez. Aprendizaje de habilidades sociales. Gestión de la ira. Gestión de la agresividad. Asertividad. Sumisión. Personalidad dependiente. Cualquier dificultad que tengamos para relacionarnos en sociedad, ya sea con las multitudes, los grupos o las personas, puede limitar en gran medida nuestra vida personal y laboral. Aprender a relacionarse con los otros requiere de ciertas habilidades, que pueden ser fáciles para unos, pero no para otros muchos. ¿Te sientes mal cuando estas en grupo? ¿Te cuesta conocer gente? ¿En ocasiones la timidez te bloquea? ¿Te gustaría dar otra imagen? ¿Sientes que siempre reproduces las mismas relaciones de pareja o de amistad y quieres cambiar? ¿Evitas los grupos o a los desconocidos? ¿Sólo estás cómodo con gente muy cercana y en la intimidad? En terapia puedes aprender muchas estrategias para desenvolverte con los demás, así como entender las causas de tus miedos para poder gestionarlos. La psicoterapia puede ayudarte a ser tú mismo, y a que disfrutes de los otros en todas sus posibilidades.

Otros trastornos de Personalidad

Trastorno límite de la personalidad. Trastorno narcisista. Trastorno pasivo-agresivo. Trastorno límite. Etc. En todos estos trastornos esta plenamente demostrada la eficacia de la intervención psicológica. Nuestro tratamiento esta centrado en la persona, no estigmatiza a los pacientes por su diagnóstico, y enseña al sujeto y a la familia a verse y valorarse más allá de su afectación. Ciertos trastornos suelen requerir medicación, paralela a la intervención psicológica, por lo que, si el terapeuta lo ve necesario, recomendará al paciente acudir al psiquiatra para que evalúe la conveniencia de una intervención farmacológica.

Familia

Ver Conflicto en la familia, Separación, Adopción y Terapia sistémica.

Déficit en el control de impulsos, dependencias

La dependencia supone la adicción a una sustancia, persona o situación determinada. En ocasiones se dan varias dependencias en un mismo sujeto debido a que tienen mucha relación con un deficitario control de impulsos. En la aparición y mantenimiento de una dependencia, además de la impulsividad, intervienen multitud de factores psicológicos que se han de evaluar y tratar. Aunque son diferentes, muchos factores son comunes entre dependencias psicológicas y dependencias a sustancias: Mas allá de la tolerancia que genera cualquier sustancia en el cerebro, estudios recientes (Fisher, 2004) demuestran que el estado cerebral de sujetos con dependencias a sustancias y el de sujetos con dependencias psicológicas es semejante. Entre estas dependencias hay una de nueva aparición a la que queremos hacer mención aquí por su repentina y enorme incidencia, la Nomofobia. Es difícil hacer una estimación pero algunos estudios ya apuntan a que la padecen una de cada 1000 personas. Implica desde la necesidad de estar constantemente pendiente del móvil hasta la generación de síntomas ansiosos como taquicardia, irritación, ect, al momento de tener que desprenderse de él. Como las otras adicciones no relacionadas con sustancias, como la dependencia emocional o la dependencia al juego, la Nomofonia puede ser muy limitante y es susceptible de tratamiento.

 

Tal vez también te interese:

Artículos de Rocío Carballo. 

Psicoterapia online en Madrid

Cursos personalizados de Mindfulness